Quantcast
Las causas reales de la degradación crediticia – :: TRIBUNA – Puerto Rico :: Política – Noticias de Política – Elecciones – Resultados Electorales – Noticias de Puerto Rico – Encuestas ::

Las causas reales de la degradación crediticia

La causa de la degradación a “chatarra” del crédito público de Puerto Rico es económica, no estrictamente de gastos fiscales. Las recaudaciones del Departamento de Hacienda se han ido reduciendo y pierde de recaudar alrededor de $2,500 millones anuales, conforme a los estimados que se han hecho.

El problema del decrecimiento tiene una combinación de factores, según apuntan los economistas: una pobre actividad económica y la deficiencia en la captación de las recaudaciones fiscales. A eso hay que agregarle que en el afán de seguir cuadrando los presupuestos del Gobierno mediante más deuda y poder evadir las cortapisas constitucionales a tales efectos se creó la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (COFINA), con lo cual se reducen los ingresos al Fondo General porque hay que separar de los recaudos un monto de reserva para el pago de la deuda.

COFINA se creó para financiar $6,800 millones en deuda que previamente carecía de fuente de repago (deuda no constitucional), Originalmente, del 7% del IVU, un uno por ciento iba destinado a COFINA, pero en 2009 se enmendó la Ley 91 para aumentar a 2.75% ese porcentaje y el Gobierno poder emitir cerca de $6,000 millones en nueva deuda.

Buscar salidas fáciles con despidos o reducción de horas de trabajo en la plantilla del Gobierno sería empeorar aún más el problema económico del país, cuya tasa de desempleo en 2014 es de un apabullante 15.4%

Es vergonzoso que se reconozca que la captación del IVU apenas llega al 52%, aunque hay economistas que colocan el porcentaje de captación todavía más bajo. Esto refleja el grado de evasión contributiva de comerciantes que cobran el IVU pero no lo remiten al Departamento de Hacienda.

Indubitablemente, es por ahí por donde tendría que comenzarse para aumentar los recaudos fiscales del país. Seguido de eso, habría que recortar los gastos innecesarios y alegres en el Gobierno, los contratos jugosos como premios a correligionarios, el despilfarro fiscal en publicidad y los altísimos sueldos de sus altos funcionarios. Quien quiera sueldos de más de cien mil dólares anuales que se vaya a la empresa privada, si es que tiene verdaderamente la capacidad para ello.

No se puede seguir espulgando por las ramas para encontrar una solución al problema de la degradación crediticia. Hay que ir a la raíz del problema: la pobre actividad económica. El modelo de desarrollo económico de Puerto Rico se ha vuelto obsoleto. Simplemente caducó.

Se han perdido 249,000 empleos desde que comenzó en 2006 la crisis económica en Puerto Rico. El 45.6% de la población puertorriqueña vive bajo el nivel de pobreza, dos veces más que el estado más pobre de la nación estadounidense: Mississippi. Dependen para su subsistencia de los programas asistenciales, principalmente con fondos federales.

Emigran de Puerto Rico a Estados Unidos unos 70,000 puertorriqueños anualmente. En la última década, se han ido de Puerto Rico 576,000 nacionales. Fue el movimiento migratorio hacia Estados Unidos en 2011 de 76,000 personas. De 3.9 millones de habitantes hace años atrás, la población actual ha disminuido a 3.67 millones, pero excluyendo a los extranjeros que viven en Puerto Rico, quedan únicamente en el país 3.51 millones de puertorriqueños.

Sin la confección de un nuevo paradigma económico para el país no se podrá salir de la actual crisis fiscal y económica y avanzar hacia nuevos horizontes de prosperidad para Puerto Rico.

El autor fue columnista del desaparecido periódico El Mundo y ha escrito columnas y colaboraciones de análisis para la sección de noticias internacionales de El Nuevo Día. Es actualmente oficial de prensa y comunicaciones de la Unión General de Trabajadores (UGT).

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply