Quantcast
El oscurantismo de izquierda - :: TRIBUNA - Puerto Rico :: Política - Noticias de Política - Elecciones - Resultados Electorales - Noticias de Puerto Rico - Encuestas ::

El oscurantismo de izquierda

Fui a la Universidad de Puerto Rico por 7 años; 4 de bachillerato y 3 de derecho, 1975-1982. Llegué en pleno auge de la Guerra Fría. Los Estados Unidos acababan de perder la Guerra de Vietnam, su economía se tambaleaba por el shock del embargo petrolero y sería sacudida nuevamente por la caída del Sha de Irán y la crisis de los rehenes. Tiempos negros aquellos. Parecía que Marx tenía razón, lo que mis profesores continuamente nos recordaban, frotándose las manos a pensar en la caída del Imperio Norteamericano que culminaría con la independencia de Puerto Rico.

Mis profesores proclamaban la sabiduría del socialismo, la planificación y la regulación, así fuese una visión extrema de Keynes y Samuelson o un apoyo incondicional al comunismo estalinista de Fidel y Brezhnev. Mis amigos de la FUPI (Federación Universitaria Pro Independencia), si mis amigos, proclamaban lo bien que vivían los cubanos bajo Fidel y que el embargo no había afectado en forma alguna a la isla hermana. Proclamaban a los cuatro vientos que el materialismo histórico de Marx, esa patraña que hacían pasar como ciencia, hacía inexorable el triunfo del socialismo.

Todos sabemos lo que pasó. El comunismo, una religión sin cielo y sin suelo, nostalgia reprimida de una eternidad y adoración disimulada de nuevos ídolos, cayó estrepitosamente, carcomido por su propia mediocridad. Uno pensaría que todos los comunistas de Puerto Rico bajarían sus cabezas con vergüenza para no volver a levantarlas. Nos equivocamos.

El triunfo de García Padilla por 11,285 votos ha traído la vuelta de esa mentalidad malsana. Impone 64 nuevos impuestos y prepara muchos más. Trata de poner trabas a las empresas foráneas para proteger a sus socios locales. Actúa como si las constituciones de Puerto Rico y de Estados Unidos no existieran. Diferentes grupos, incluyendo legisladores del Partido Popular Democrático (PPD), insisten en repudiar la deuda a pesar de lo que ocurrió en Argentina. Proclaman la santidad del empleo público y de los convenios colectivos, a pesar que saben que la nómina esta más que inflada. Insisten en mantener la primicia del Estado en la estrategia (si es que tienen alguna) de desarrollo de Puerto Rico, caracterizado por negarse a terminar con los monopolios estatales. Los legisladores del PPD, mas no así sus líderes, parecen más independentistas que populares.

En Latinoamérica se abandonó el estatismo y se abrazo en la práctica, más no en la retórica, el neoliberalismo. Vemos países como Chile, Perú, Colombia, Panamá y hasta República Dominicana exhibiendo un robusto crecimiento mientras Puerto Rico va por su noveno año de recesión. En contraste, Cuba, Venezuela, Argentina y Bolivia están peor que Puerto Rico pues sus gobernantes no solo abrazan el estatismo y la izquierda radical, sino que carecen de la protección de la Constitución Federal y por ende de Estados Unidos.

La doctrina del estatismo y el socialismo sabemos que fracasó. La continuación de estas políticas malsanas de altos impuestos y gasto publicó nos han hecho perder miles de empleo aunque el Gobierno PPD lo niegue ¿Por qué ciertos grupos insisten en empujar políticas desacreditadas y fracasadas? Tal vez porque la izquierda, más que una ideología es una religión oscurantista y como buenos fanáticos, se niega a aceptar la realidad, y al estar en el poder, empuja su agenda sin importarle el daño irreparable que hace.

No puedo terminar sin mencionar que el proyecto de país, la planificación, etc., no son más que variantes menos onerosas de la izquierda oscurantista. Uno puede planificar ciertas cosas como Holanda con su uso de terrenos, Finlandia su educación pero recordemos los desastres de los planes de Lenin, Stalin, Mao y Fidel que llevaron a la muerte de millones de personas y la destrucción de la productividad de sus sociedades. No olvidemos tampoco los planes de China y Singapur que indudablemente han traído gran desarrollo económico al costo de un autoritarismo insoportable para los imbuidos en la tradición Anglo-Americana. En síntesis, tenemos que rechazar y combatir la izquierda oscurantista Boricua en su afán de destruir nuestro potencial desarrollo y nuestras libertades. Los dejo con esta cita de Raymond Aron en su obra The Opium of the Intellectuals:

“The man who no longer expects miraculous changes either from a revolution or from an economic plan is not obliged to resign himself to the unjustifiable. It is because he likes individual human beings, participates in communities, and respects the truth, that he refuses to surrender his soul to an abstract ideal of humanity, a tyrannical party, and an absurd scholasticism. . . . If tolerance is born of doubt, let us teach everyone to doubt all the models and utopias, to challenge all the prophets of redemption and the heralds of catastrophe.

If they can abolish fanaticism, let us pray for the advent of the sceptics.”

John Mudd es un abogado y analista político puertorriqueño. Cursó estudios en Ciencias Políticas, Relaciones Internacionales y Derecho en la Universidad de Puerto Rico y la Universidad de Boston.

1 Comment

  1. Jesus

    28 mayo, 2014 at 1:49 pm

    Para mí, el oscurantismo es la oposición a la pluralidad ideológica.

    En ese sentido, el oscurantismo lo podemos encontrar por igual en los regímenes de izquierda o de derecha. Basta con recordar que los derechistas Pinochet en Chile y Franco en España instauraron dictaduras de terror y exterminio a opositores.

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply