Quantcast

La corrupción y nuestra cultura política

Quizás la mayoría de la gente no tiene los millones de dólares que tenía Anaudi Hernández, pero si tienen el capital humano para pasquinar, guiar guaguas de sonido, caminar en avanzadas o ser funcionario del colegio.

istock_public-corruption

La corrupción “es componente fundamental de nuestra cultura política y como sociedad, somos culpables todos.”

Durante los últimos días hemos visto el arresto de varias personas como parte de una operativo federal en contra de la corrupción política. Se radicaron cargos contra personas ligadas al Partido Popular y un novoprogresista por participar en una esquema de compra de influencia de parte de donantes políticos. Sin duda, esto es un problema que va mucho más allá que los rojos y azules; e incluso, es algo que supera el mundo de los súper donantes. Es componente fundamental de nuestra cultura política y como sociedad, somos culpables todos.

Quizás la mayoría de la gente no tiene los millones de dólares que tenía Anaudi Hernández, pero si tienen el capital humano para pasquinar, guiar guaguas de sonido, caminar en avanzadas o ser funcionario del colegio. Y en la misma forma que Anaudi llamó a sus contactos después del 6 de noviembre para reclamar lo que entendió era suyo, hay algunos que exigen nombramientos, empleo de verano para su hijo y asfalto para la entrada de casa.

Continúa luego del siguiente anuncio:

Esto pasa en todos los niveles, frente a nuestros ojos, en la luz del día. Por ejemplo, Anaudi inscribía compañías nuevas, por ejemplo, días después de la elección. Los nombres de él y sus socios aparecían en los records públicos del Departamento de Estado, la Oficina del Contralor y la Oficina del Contralor Electoral. Este comportamiento es completamente y culturalmente aceptado. ¿Por qué crees que son los federales, y no autoridades locales quien siempre llevan arrestados a la gente?

Nos alegra cuando tenemos ese panita que nos permite colar fila en el CESCO. Preguntamos por ahí si tienen conexiones en las agencias para realizar nuestras gestiones. Usamos “pala” para brincar la lista de espera de sección 8 municipal, o para poder sacar un permiso para nuestro negocio. Claro; a veces se siente que sin esto, no lograremos nada. Pero el método más efectivo para combatir a la ineficiencia y burocracia es la democracia y apoderamiento; y no el clientelismo y pala.

Nos toca como electores decidir cuál es esas calidades eligiéramos de nuestros candidatos. Hace falta revaluar la relación entre el gobierno y su gente. En vez de percibirlo como el un banco de empleo, contratos y favores para sus partidarios, debemos reconocerlo como herramienta para lograr el bienestar colectivo. Como ciudadanos, nos toca reconocer el daño cuando saquemos lo público un beneficio privado, sea que sea . Si no, lo que pasa allá arriba seguirá siendo una reflexión de lo que pasa por acá abajo todos los días.

Luis Gallardo candidato a representante por el Precinto 5 de San Juan, Guaynabo y Aguas Buenas por el Partido Popular Democrático (PPD) en el Municipio de Aguas Buenas, tiene una maestría en administración pública con concentración en gerencia de ciudades y un Juris Doctor. Es profesor de administración pública en la Universidad de Phoenix y ha laborado como director de agencias municipales en Puerto Rico y Estados Unidos.

Debes estar conectado para comentar. Conéctate

Dejar Comentario