Quantcast

El 2016 en “Veremos”

Este año es probable que Fiscalía Federal radique más casos de corrupción relacionados a la pandilla de Anaudi Hernández, Sally López & Co. Estos casos pueden llegar al Presidente de la Cámara, el hermano del Gobernador o hasta la misma Fortaleza. Esto puede cambiar fundamentalmente como vemos la política en Puerto Rico.

2016-happy-new-year

Llegó el 2016. ¿Que nos traerá? ¿Bendiciones, cambios, desastres, oportunidades? Nadie sabe. Lo que si sabemos es que cambios vendrán inevitablemente.

Dado el impago de $37.3 millones por Puerto Rico, tan temprano como el lunes podrían comenzar las demandas. No es probable pero siempre es posible. Veremos que pasa.

Entre enero a marzo de 2016, el Congreso prometió discutir el problema económico de Puerto Rico. La propuesta del Tesoro de un Súper Capítulo 9, más fondos, y una Junta de Control Financiero que respete la autonomía de Puerto Rico es una quimera. Con suerte tendremos la Junta de Control del Senador Orrin Hatch (R-UT), un Capítulo 9 regular controlado por la Junta, y unos pocos billones de ayuda. La pregunta va a ser cuando entrarán en vigor estas propuestas ya que entre mayo y julio Puerto Rico tiene que pagar casi $2.5 billones en bonos. A eso añadimos los reintegros que no se han pagado y los suplidores de bienes y servicios que suman casi $500 millones y veremos la difícil situación de un gobierno que se rehúsa a hacer los cambios fundamentales que se necesitan; reducción de agencias y corporaciones públicas, municipios, contratos a los amigos del alma etc. Hay vistas en la Cámara el 11 de enero sobre el Capítulo 9 y otras medidas de ayuda y una el 26 de enero en el Senado sobre la Junta de Control Financiero. Veremos que ocurre.

Continúa luego del siguiente anuncio:

A esto sumamos que a más tardar en junio la Corte Suprema de Estados Unidos (SCOTUS) decidirá los casos de Acosta v. Franklin California (quiebra criolla) y Puerto Rico v. Sánchez Valle (doble exposición). Dada la posición y argumentos esbozados por el Gobierno Federal, la probabilidad de triunfo del ELA es baja. Ahí se desmoronará la idea del que hubo algo diferente en 1952. Eso va a exacerbar la pugna dentro del Partido Popular Democrático (PPD) y puede que en el 2016 ese partido decida si es uno abiertamente colonial o uno de independencia/soberanía. Claro, el SCOTUS no tiene que adoptar la posición del Verrilli, quien es el abogado de Obama en este asunto. El SCOTUS puede decir que aunque Puerto Rico esta bajo la Clausula Territorial para efectos del la 5ta Enmienda tiene soberanía separada, etc., etc., pero creo que esta vez le harán caso a Verrilli.

Este año es probable que Fiscalía Federal radique más casos de corrupción relacionados a la pandilla de Anaudi Hernández, Sally López & Co. Estos casos pueden llegar al Presidente de la Cámara, el hermano del Gobernador o hasta la misma Fortaleza. Esto puede cambiar fundamentalmente como vemos la política en Puerto Rico.

Finalmente, tendremos las elecciones, que serán plebiscitarias, quiéranlo o no los políticos. El Partido Nuevo Progresista (PNP) va a decir que esta elección es vital por que puedes perder los derechos de ciudadanía etc. y Bernier ya dijo que quiere un Estado Libre Asociado no colonial y no territorial. ¿Qué partido y que visión de Puerto Rico para el futuro es vital para el desarrollo económico de Puerto Rico? Al mismo tiempo, si tenemos una Junta de Control Financiero, el Gobernador y la legislatura van a importar mucho menos de lo usual (y eso es mucho decir).

La Junta no debe controlar la lucha por la estadidad. La Junta va a dedicarse a hacer los cambios necesarios al Gobierno de Puerto Rico para evitar los desmanes que han causado los partidos. La imposición de la Junta, sin embargo, va a atrasar la estadidad y de igual forma va a atrasar la soberanía. El Congreso no va a conceder la estadidad a Puerto Rico a menos que ponga su casa en orden. En este momento, el Congreso republicano cree que el Gobierno de Puerto Rico es una cueva de ladrones, corruptos y demócratas de la mala calaña. Por el otro lado, ningún Congreso va a darle a un territorio la facultad de impagar a sus ciudadanos sin que estos tengan remedios de una corte federal y de las garantías constitucionales federales. Pero la lucha por la estadidad debe continuar por todos los medios.

Así que estemos atentos a lo que ocurra en el 2016.

John Mudd es un abogado y analista político puertorriqueño. Cursó estudios en Ciencias Políticas, Relaciones Internacionales y Derecho en la Universidad de Puerto Rico y la Universidad de Boston.

Debes estar conectado para comentar. Conéctate

Dejar Comentario