Quantcast

UTIER: ‘Donahue y AEE enajenados de la realidad del pueblo’

Presidente de la UTIER señala que el cierre de oficinas comerciales de la AEE afecta mayormente a los envejecientes que no acostumbran a realizar reclamaciones y transacciones por teléfono o internet.

angel_figueroa_jaramillo

Figueroa Jaramillo calificó como una falacia el que se asegure que todos los trámites se pueden realizar mediante el teléfono o la internet.

En lo que catalogó como una acción concertada del gobernador Alejandro García Padilla (PPD) para despojar de los servicios que presta directamente la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) a sus abonados, se enunció el miércoles el cierre de forma inmediata de la Oficina Comercial en Corozal que sirve a los pueblos de Corozal, Naranjito, Toa Alta, Morovis, Vega Alta y la Zona Rural de Dorado, así lo denunció el presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), Ángel Figueroa Jaramillo.

“Con el cierre de esta Oficina en Corozal se está obligando a los abonados de los pueblos de Corozal, Naranjito, Toa Alta, Morovis, Vega Alta y la Zona Rural de Dorado a realizar sus pagos, transacciones comerciales y solicitud de servicios en oficinas que quedan distantes de sus lugares de residencia, incurriendo en costos y molestias adicionales”, sentenció el líder sindical.

Continúa luego del siguiente anuncio:

Figueroa Jaramillo calificó como una falacia el que se asegure que todos los trámites se pueden realizar mediante el teléfono o la internet y sentenció que ese argumento “soló se lo creen los burócratas de la AEE y la señora Lisa Donahue en su enajenación total de la realidad de nuestro pueblo. Las personas envejecientes, que constituyen la mayoría de nuestro pueblo, no están acostumbradas a resolver sus problemas ni por teléfono, ni mediante el uso de una computadora. Nuestra gente acostumbra presentar sus quejas y solicitudes de servicio ante un ser humano concreto, de carne y huesos, que pueda responderle directamente”.

“Con el cierre de esta Oficina, que en sus días pico atiende en promedio a unas 300 o 400 personas, y realiza transacciones de $30,000 a $50,000 dólares con el personal mínimo, se da continuidad a la desacertada política de alejar la AEE del pueblo, convirtiéndola en un ente ausente de la vida de los clientes a quienes le brinda el servicio. Precisamente así es que opera la empresa privada”, añadió el presidente de la UTIER.

“Lo más interesante de este caso en particular es el hecho de que el argumento de las economías queda absolutamente derrotado pues todas las operaciones de esta oficina comercial son realizadas por un solo empleado”, señaló.

“Es obvio que el desmantelamiento de la AEE y la inhabilitación de sus centros de servicio directo al pueblo persiguen el perverso fin de profundizar el malestar contra esta corporación pública y justificar la total privatización de los servicios. Ojalá y ésta no sea la metodología que utilizó la señora Donahue con su empresa, y que terminó por llevarla a la quiebra. Es importante que toda la ciudadanía afectada por este cierre se movilice donde su representante, alcalde y senador y a todas las protesta que se convoquen para reclamar que lo servicios sean accesibles al pueblo conforme a la realidad de nuestro país”, declaró Figueroa Jaramillo mediante comunicación escrita.

TRIBUNA de Puerto Rico nace para ofrecer noticias sobre política, gobierno y justicia de una manera balanceada, justa y profunda.

Debes estar conectado para comentar. Conéctate

Dejar Comentario