Quantcast

Editorial: Exigimos la renuncia de June Rivera

El representante del Partido Nuevo Progresista (PNP), Rafael “June” Rivera debe renunciar inmediatamente a su posición de legislador por el bien del pueblo y la imagen que tenemos de nuestro gobierno.

El representante Rivera ha admitido que estuvo involucrado en un accidente de tránsito mientras conducía bajo los efectos de bebidas embriagantes y al día de hoy no ha pagado ninguna consecuencia por violar la ley.

El representante Rivera puso en riesgo su vida y la vida de las cientos de personas que transitan por la Carretera #2 cuando se sentó detrás del volante con un nivel de .11% de alcohol en su sangre y al día de hoy no ha pagado ninguna consecuencia por violar la ley.

El legislador fue tan osado de expresar que “no es su culpa” que no se hayan radicado cargos por conducir bajo los efectos del alcohol personificando el dicho de que “no es ilegal si no te cogen”.

June Rivera dice que él no hizo nada malo “porque no incurrió en presiones indebidas” como si el problema fuera el influir en el proceso y no el recibir el trato preferencial que él recibió.

¿Cómo el gobierno nos puede exigir que cumplamos con las leyes si los que las escriben no las cumplen? ¿Cómo respetar al gobierno si los que lo componen gozan de impunidad y no pagan las consecuencias de sus acciones?

Me pregunto qué hubiese pasado si el conductor borracho fuese yo. Me imagino todas las cosas que perdería, los problemas que representarían y las consecuencias que me harían pagar. Pero no a June Rivera, y él está contento con ello.

June Rivera ya no representa un distrito en la montaña, desde que no enteramos del suceso en el que se vio involucrado se ha convertido en el representante de todo lo malo que tiene el gobierno. Representa el que algunos se creen que están por encima de la ley; a los que temerariamente violan las leyes con la seguridad de que no van a pagar las consecuencias; a los que creen que todo se justifica si les beneficia a ellos sobre los demás.

June Rivera representa al “listo boricua”, al que se roba el cable TV porque entiende tiene derecho a algo que otros pagan “de chachete”; representa al que compra las películas pirateadas porque Hollywood tiene suficientes millones; June Rivera representa al que pone el pillo en el contador de luz y agua los fines de semana porque no los van a coger.

Personalmente, yo no puedo respetar una institución como la Asamblea Legislativa mientras un “listo” confeso forma parte de él y se convierte en testamento de que si tienes posición y poder no vas a ser tratado como la plebe, como al resto de nosotros.

Continúa luego del siguiente anuncio:

Exigimos la renuncia de June Rivera hoy, no mañana, no en una semana, no dentro de un mes. Y si no renuncia le exigimos a la Cámara de Representantes que cumpla con su deber Constitucional de ser juez de sus miembros y se tomen los pasos para que sea expulsado por el bien de la institución.

Mientras June Rivera se salga con la suya todos los representantes son cómplices de su “listería”.

Otros que se han convertido en cómplices con su silencio son el presidente del PNP, Pedro Pierluisi y el candidato -¿qué candidato?- a la gobernación por esa colectividad Ricardo “Ricky” Rosselló.

Pierluisi como presidente del partido no ha hecho ni una expresión sobre el asunto a pesar de que June Rivera ha hecho admisión pública de los hechos. Por otra parte el silencio de Ricky Rosselló nos recuerda cuando a su padre la prensa le cuestionó sobre el inminente arresto de Víctor Fajardo a lo que el entonces gobernador contestó con “tráiganme la evidencia”.

Le pregunto a Ricky Rosselló si va a ser una cara nueva con viejas malas mañas o si sus acciones van a demostrar el tan mencionado nuevo estilo de gobierno que él promete.

Le pregunto a Pierluisi si luego de que el PNP exigió la renuncia del entonces secretario del Departamento de Justicia, Luis Sánchez Betances bajo el argumento de que “nadie está por encima de la ley” va a permitir que en su Partido ocupen posiciones personas que llevan el mensaje de que se puede romper la ley sin pagar ninguna consecuencia.

En la crisis que vivimos a causa de los políticos que hemos elegido se nos ha pedido que hagamos sacrificios, que pongamos en pausa nuestro futuro para poder arreglar los problemas del presente.

Puerto Rico necesita que todos cooperemos con el gobierno para salir del hoyo, pero ¿cómo hacerlo ahora? Cada impuesto nuevo me va a recordar que ese dinero que gano con tanto sudor y esfuerzo va a pagar el sueldo de June Rivera. Cada emisión de bonos que hipoteca nuestro futuro y el de nuestras futuras generaciones me va a recordar que pagan por las carreteras en las que June Rivera puede conducir borracho sin que pague ninguna consecuencia.

Cada vez que vea un bloqueo policíaco en el que se busca identificar a conductores ebrios me voy a acordar de que June Rivera provocó un accidente intoxicado y no pagó ninguna consecuencia.

June Rivera tiene que renunciar a su posición como legislador ya y el pueblo debe considerar seriamente el no regalarle su voto a las personas que con su silencio o con demagogia han pretendido justificar que este “honorable” rompa la ley y se salga con la suya.

José Manuel Hernández es el presidente y editor de TRIBUNA - Puerto Rico. Posee ocho años de experiencia en el campo de las noticias y más de una década de experiencia en asuntos políticos tanto en Puerto Rico como en los Estados Unidos.

Debes estar conectado para comentar. Conéctate

Dejar Comentario