Quantcast

Gobernador ofrece su Mensaje de Situación del Estado y Presupuesto

A continuación el Mensaje de Situación del Estado presentado por el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla (PPD) el martes 29 de abril.

DEUDAS DEL PASADO Y DEUDAS CON EL FUTURO

COMPATRIOTAS

Vengo a hablar con ustedes sobre el estado de situación de nuestro país; de las responsabilidades que recibimos del ayer y de las obligaciones que tenemos con nuestro mañana. Vengo a hablar de las deudas que tenemos con el pasado y de las deudas que tenemos con el futuro.

Hermanos y hermanas, nuestro país necesita cambios radicales. Por mucho tiempo, los cambios propuestos han sido solo cosméticos o buscando el aplauso colectivo. Necesitamos cambios radicales para lograr una sociedad radicalmente más justa y más productiva. Con más días de trabajo, de clases y menos días de fiestas. Un país que crece hacia la cultura de libertades y rechaza las gríngolas físicas e ideológicas. Donde apreciemos a cada cual por lo que aporta al bien de todos, en lugar de por el partido en que milita, o por la fe que profesa, o por a quien escoge para amar. Solo así podremos enfrentar nuestros problemas como pueblo.

Los problemas fundamentales de Puerto Rico hay que enfrentarlos como pueblo. Con voluntad y con solidaridad. Es improductivo, contraproducente e ineficaz, concebir los problemas y las soluciones como los problemas de una parte de nuestro pueblo contra los problemas de otra parte de nuestro pueblo; como las soluciones de una parte de Puerto Rico contra las soluciones de otra parte de Puerto Rico. ¡O enfrentamos nuestros problemas como pueblo, o perdemos nuestra lucha como pueblo!

Dejemos de lado el ataque partidista. La política partidista es en demasiada parte responsable de la realidad puertorriqueña de hoy. Puerto Rico no necesita en este momento agendas de partido. Puerto Rico necesita agenda de país. De esto es que trata mi mensaje de esta tarde.

Hace unos días, una niña de Las Piedras, articuló mejor que nadie esa necesidad de unión patriótica que tiene el país. En una carta escrita de su puño y letra, me habló así:

4-29-2014 5-38-16 PM

La Deuda con el pasado:

Estaré enviando el proyecto de presupuesto para el próximo año a la consideración de esta Asamblea. Les someteré un presupuesto balanceado. En diciembre de 2012, al comenzar mi administración, el déficit era de más de $2,200 millones. En julio de este año, solo 18 meses después, el déficit va a ser $0. Por primera vez en décadas, el gobierno ajustará los gastos a los ingresos. La práctica sostenida de gastar más de lo que recibíamos, se acabó.

Durante muchos años, para balancear el presupuesto el gobierno tomaba prestado y no pagaba. El pago de la deuda se le pasó a la próxima generación. Que esa generación próxima buscara la forma de pagar $70 mil millones que ya se gastaron.

Puertorriqueños y puertorriqueñas. Nosotros somos esa generación; la generación que tiene la responsabilidad. A nosotros nos toca la responsabilidad de meterle mano a la deuda del pasado. Vamos a asumir esa  responsabilidad y a dejarle claro al mundo que este país paga. Es una responsabilidad patriótica que le debemos al pasado y que no le vamos a pasar al futuro.

Esa deuda que tenemos con el pasado es grande. Son 70 mil millones. Es tan grande porque sirvió para esconder lo que no se hacía bien: no se producía riqueza ni se generaba empleo. La cruda realidad de la pérdida de miles de empleos y la contracción de la base industrial de este país, se cubrió con préstamos. Entre 2009 y 2012, por ejemplo, perdimos casi 100 mil puestos de trabajo y nuestro producto nacional se fue a pique. Junto con el desempleo, creció la deuda y el crimen. No se dispuso para desarrollar nuestra economía y generar empleos; sedispuso para ocultar las costuras con préstamos.

Ya en enero de 2013 sabíamos que la situación del país era muy difícil. Las jornadas del Comité de Transición me revelaron que los problemas eran más grandes de lo que nos decían. Pero la voluntad de este país es mucho más fuerte que cualquier problema. Al asumir el gobierno, actuamos de inmediato para atender la situación fiscal a la vez que reactivamos la economía.

Pero a pesar de nuestras gestiones en materia fiscal y de articular un programa realista para enfrentarla, a pesar de contar con el esfuerzo y la dedicación de un gran equipo financiero y económico, se materializó en 2014 la baja en el crédito que nos habían anticipado en 2012. Lo que no se redujo fue el entendimiento de que Puerto Rico necesita más que nunca de acción y de honestidad. Demostramos que teníamos la confianza de los mercados. Los mercados hablaron.

Demostraron, sin lugar a dudas, confianza en nuestra capacidad– por lo que habíamos hecho en el primer año de gobierno y por lo que habríamos de hacer a partir de la emisión. La emisión de bonos se suscribió por $3.5 billones, excediendo la demanda a la oferta a razón de 4 a 1. Por cada bono que vendimos, el mercado estaba dispuesto a comprar cuatro.

Compatriotas, por fin estamos cumpliendo con las deudas del pasado.

Como recordarán, ya el primer presupuesto de nuestra administración incluyó un aumento en el pago de la deuda. Se dispusieron $200 millones más para ello. Este presupuesto recomendado elevará esa cantidad a $775 millones, $525 millones más que ahora estarán reconocidos en el presupuesto.

En el pasado, la deuda se refinanciaba, no se pagaba. Es decir, no se incluía en el presupuesto el pago, sino que se esperaba coger préstamos para refinanciarla.

El presupuesto de gastos para operar el gobierno se reduce a $8,865 millones. Además, incluimos para el pago completo de la deuda, $775 millones. Por lo tanto, sumando los gastos para operar, más el pago de deuda, el presupuesto de este año asciende a $9,640 millones. Es más bajo que el presupuesto del año anterior. Con ajustes y recortes de más de $1,400 millones, por primera vez en muchos años, el país logra cumplir con el pago de deuda que tiene que hacer. Este presupuesto balanceado cumple con mi compromiso de presentar un presupuesto sin financiamiento deficitario ni refinanciamiento de bonos. Empezamos ya a pagar los gastos de hoy con los ingresos de hoy.

En resumen: (1) logramos una reducción de $547 millones en recortes en funcionamiento, sin afectar los servicios a la ciudadanía; (2) $446 millones evitando gastos incrementales proyectados para el próximo año fiscal; (3) $265 millones menos debido a la reducción en la dependencia de las corporaciones públicas al Fondo General; y (4) $191 millones menos producto de la disciplina en el control de nómina y ciertas asignaciones especiales. Es decir, lograremos los ahorros sin despedir a nadie.

Alcanzar el balance presupuestario nos impone restricciones y sacrificios. También nos abre oportunidades. Ha sido un proceso duro.

Mi generación no podrá permitir que Puerto Rico siga viviendo de crisis en crisis y de emisión en emisión. El presupuesto es un medio, no un fin; es una herramienta socioeconómica. Salir de las crisis, requiere de ajustes eficaces. Requiere utilizar los recursos para mejores servicios y obra para el país. Pero de manera sensible. En éste, el gobierno de la gente, aunque todos aportamos, la soga no parte por lo más fino. Escuchen esto bien claro, he logrado un presupuesto balanceado SIN DESPIDOS.

Estos son los principales ajustes:

Las dependencias del Gobierno Central reducirán su presupuesto de funcionamiento por un promedio de 8% y la nómina continuará congelada. Estas reducciones no afectarán ciertos asuntos fundamentales, no voy a reducir el presupuesto de la Policía, ni a la Universidad, ni a los municipios. El proceso para modernizar el gobierno empieza ya. Iniciamos ahora con la integración de 25 agencias para atender mejor las necesidades actuales. Se fusionan 25 entidades sin afectar los servicios que ofrecen. Las unidades apropiadas y la representación sindical que ostentan actualmente, se mantienen. En relación con los puestos de confianza, se reducirá en $14 millones o 10% adicional, el gasto en la nómina de éste renglón.

En cuanto a los empleados regulares, lograremos ahorros de $236 millones mediante ajustes a beneficios económicos incrementales o extraordinarios, incluyendo algunos compromisos contenidos en los convenios colectivos de los empleados del gobierno central. Esto a través de un proceso de negociación y diálogo con los sindicatos que representan a estos trabajadores. Muchas veces se ha criticado la calidad y la cantidad de los empleados públicos y hubo hasta quienes sugirieron que son el problema. Pues los que pensaban así se equivocaron. Los empleados públicos son parte de la solución.

En otros renglones, para la contratación externa que, según la Contralora la hemos reducido ya en más de 70% cuando se compara con el 2012, estoy ordenando una reducción adicional de 10%; y se ha previsto para la
municipalización y el control en el transporte escolar subcontratado. Además, he ordenado redirigir los recursos y los estudiantes a las escuelas de mejor planta física, mayores servicios pre-escolares o de horario extendido, mayores servicios de apoyo, y en general un ambiente más vivo y conducente a la enseñanza. Es decir, mediante la redirección de recursos, logramos que nuestros niños tengan mejores servicios educativos al mismo tiempo que logramos hacer economías.

Esto demuestra que en la búsqueda de ahorros también hay grandes oportunidades para mejorar nuestros servicios.

Se ajustan los bonos de Navidad que ofrece el gobierno y las corporaciones públicas; los pagos por licencia de enfermedad no utilizada; las plazas en el gobierno seguirán congeladas.

Puertorriqueño, puertorriqueñas: presento un presupuesto balanceado sin despedir empleados públicos, ni impuestos nuevos y pagando la deuda con fondos recurrentes. Hemos asumido plenamente nuestra responsabilidad con la deuda, repito con respecto a la dignidad del empleo de cada puertorriqueño. Con sacrificios, pero con justicia y sensibilidad. Las operaciones del gobierno, por fin, se darán disciplinadamente dentro del marco que definen los recaudos.

También heredamos del pasado una deuda política: culminar el proceso de reforma de estatus que concluyó con la adopción de la Constitución del Estado Libre Asociado. En el contexto de esta recuperación económica nosotros vamos a culminar ese proceso como pueblo, con sentido patriótico, con seriedad y con justicia para todos los sectores del ideario.

El pasado noviembre esta Asamblea Legislativa constituyó una Comisión Conjunta sobre Asuntos de Estatus para estudiar legislación para que el pueblo se expresara sobre el tema del estatus mediante una Asamblea Constitucional si concluía el 2013 sin que se hubiera encaminado el proceso con el cual se comprometió el Presidente Obama.

Este proceso fue subsiguientemente encaminado por el Congreso y el Presidente mediante la aprobación de $2.5 millones para una nueva consulta plebiscitaria. Este proceso busca superar las fallas de plebiscitos anteriores respecto a la validez del proceso o la legitimidad constitucional de las definiciones en la papeleta.

Por ello, solicito de esta Asamblea Legislativa que enmiende la resolución concurrente creando la Comisión Conjunta para que esta incluya en su análisis el proceso definido por el Congreso y el Presidente. También solicito que tome en consideración la situación económica y fiscal por la que atraviesa el país y al mismo tiempo el impacto de las alternativas de estatus sobre esta situación. A base de estas consideraciones, les pido que se formulen las recomendaciones necesarias tanto sobre la Asamblea Constitucional de Estatus como sobre el proceso definido por el Congreso y el Presidente. La correspondiente legislación sería presentada en la sesión Legislativa que comienza en agosto de este año.

Debe encaminarse un proceso que permita a nuestro pueblo, mediante la expresión de su voluntad, fortalecer la recuperación económica que con tanto esfuerzo estamos poniendo en marcha.

La deuda con el futuro:

Pero, si bien esta generación pasará a la historia como la que aceptó la responsabilidad de pagar, en lo económico y en lo político, no podemos limitarnos a atender la responsabilidad con el pasado. Estos tiempos no pueden ser para Puerto Rico un nuevo tiempo muerto donde nos toca solo “apechar” la crisis y sacrificar el futuro para limitarnos a responder por el pasado. No es solo tiempo de pagar; es tiempo de construir. No es solo tiempo de pagar la deuda que tenemos con el pasado; es hora de pagar la deuda que tenemos con el futuro. Un presupuesto balanceado es un buen punto de partida para pagar la deuda del pasado y para empezar a pagar la deuda con el futuro. Que los gastos públicos no excederán los ingresos; eso es buena política pública. Es el mejor instrumento para adelantar la educación competitiva, la salud de calidad; seguridad en nuestros hogares y comunidades; para generar empleo e inversión en Puerto Rico.

La coyuntura difícil nos vuelve a lo fundamental.

Lo Fundamental:

Volver a lo fundamental es trabajar con la deuda del pasado sin posponer la deuda que tenemos contraída con el futuro. Volver a lo fundamental es enfocarnos en un proyecto de país centrado en la producción de riqueza y en su repartición a todos por medio del empleo, enfocarnos en el servicio eficiente y en la inserción de Puerto Rico en los mejores espacios de vida para todos los puertorriqueños y puertorriqueñas.

Volver a lo fundamental significa avanzar todos nuestros capitales: los humanos, los culturales, los capitales naturales, los financieros, al servicio inteligente de aquello que nos va a permitir un buen proyecto de país. En este proceso, las acciones de las agencias y programas, los servicios e iniciativas, la gestión del gobierno y sus servidores públicos, deben medirse por los resultados en adelantar las metas del país: es decir, la forma de adelantar nuestra deuda con el futuro.

La agenda para lograr el propósito de Puerto Rico:

Recuperación y ampliación de las fuentes de empleo.

Recojo nuestra estrategia de recuperación económica en una agenda a 4 años que comprende sobre quince líneas de atención y acción, entre ellas la reactivación de la participación laboral, el impulso a las biociencias, la sintonía de la educación superior con las necesidades de la nueva economía, energías renovables, reforma contributiva y digitalización de los trámites de gobierno, entre otras. Esta agenda es la rearticulación, a la luz de las realidades encontradas y de los problemas atendidos, del propósito de país que mi administración ha querido impulsar. Los países que han enfrentado con éxito problemas como los nuestros han rearticulado sus objetivos y sus planes como lo hacemos nosotros hoy. En esa rearticulación se incluye el trabajo y la experiencia ganada en los planes que hemos estado implantando y en esfuerzos como la Mesa de Acción que convoqué hace poco.

La estrategia de recuperación económica se centra en la consolidación, ampliación y diversificación de las fuentes de empleo del país. Para ello, intensificaremos la relación con nuestros mercados tradicionales, pero continuaremos explorando con energía las oportunidades que se nos presenta en regiones con las que hemos tenido relaciones menos fuertes.

A nuestra industria actual, afectada desde los años 90 por la eliminación de la sección 936, se le volvió a dar un duro golpe. En 2010, cuando se le impuso un tributo nuevo, sorpresivo, en un fin de semana, sin aviso ni consulta. El resultado de esa manera de proceder fue el deterioro de nuestra relación con la industria y la pérdida de inversiones y empleos. Hemos trabajado duro para restaurar la confianza perdida.

En los pasados quince meses, el esfuerzo ha dado frutos: en el vital sector de manufactura, Aon, Et Alia, St. Jude, Covidien, True North, Propper, Rock Solid, Lilly, SNC, G Code, Stryker, Meds Direct, Ventune, MedTronics y Honeywell han ampliado su presencia en Puerto Rico y creado más de 5,500 empleos con una inversión de más de $615 millones. Algunas de las empresas que se habían ido, como IBM, ahora regresan.

Ese cambio de paradigma de promoción de despidos a promoción de empleos explica que la tasa de desempleo bajará de 16.4 en 2010, a una tasa promedio de 14.6 para los últimos 15 meses.

Ese es el camino. En los meses por delante, nos aseguraremos de que Puerto Rico ofrezca sus tremendas oportunidades fiscales y su incomparable capital humano a los productos farmacéuticos que se encuentran en el proceso de salir al mercado. Y daremos la pelea por atraer las líneas de productos genéricos para sustituir los que descansan en patentes que están a punto de expirar.

Nuestra relación con la industria de vida y salud es fuerte. A nuestros jóvenes les interesan las ciencias y son altamente cotizados dondequiera que se presentan. Para el próximo año académico, en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico se recibieron inicialmente 9,137 solicitudes de admisión. De ellas, 3,018, una tercera parte, correspondió a Ciencias Naturales. La industria de medicamentos y equipos es desarrollo económico, pero también marca rumbos de futuro, y nuestros estudiantes lo saben.

La agricultura la habían dado por muerta. Hoy la agricultura se levanta para convertirse de nuevo en un sector contribuyente a nuestro desarrollo. Es hoy uno de los sectores más dinámicos de nuestra recuperación. Hemos encaminado más de 3 mil empleos en 2013; se han sembrado 500 cuerdas de arroz y el Departamento de Agricultura federal lo catalogó como de la mejor calidad. Se han ampliado los programas de entrenamiento agrícola; aumentamos del 25 al 60% los productos de Puerto Rico que forman la bandeja escolar.

El Programa de Fincas Familiares ha dado trabajo a 200 personas. Ese es el camino de la agricultura. Por esa ruta, nos movemos a añadir 16 mil cuerdas más a la siembra de café en la montaña y por primera vez en nuestra
historia el café baja de la altura y crece en dos mil cuerdas en la costa Norte de Puerto Rico. Trabajamos para revitalizar la industria avícola, construiremos un ingenio moderno que nos permita generar melaza para la destilación de nuestros rones; la Primera Dama está llevando a cientos de escuelas y miles de familias la buena cultura del huerto casero.

En Puerto Rico se siembra. El campo nos alimenta bien y contribuye a echar pa’lante la economía. Éste, el gobierno de la gente, ha demostrado que el campo es cultura y es cultivo: cultura de trabajo y cultivo de futuro.

En la agenda de los próximos años, echamos adelante por el camino de la agricultura, con estímulo a empresas pecuarias, frutales y de farináceos, café, caña y arroz; así como agricultura biotecnológica. Esa es la agenda.

Además, hoy me place comunicar que hemos acordado con el Departamento de Agricultura Federal ampliar los cultivos que permiten que el ingreso que deriven los trabajadores agrícolas, no se contabilice para restarles beneficios del PAN. No puede haber competencia entre el PAN y el trabajo agrícola. ¡Esa es la agenda!

El turismo es otra de esas áreas que ha revivido. La tendencia en cuanto a comunicaciones marítimas y aéreas se ha revertido. Cada día estamos mejor conectados a los Estados Unidos, a Latinoamérica y a Europa. En este campo la gestión ha sido impresionante. Avianca regresó a Puerto Rico; Southwest y Air Europa llegan por primera vez. Jet Blue y United abrieron rutas nuevas y Seaborne mudó su base de operaciones de servicio a Puerto Rico. Solo esta última es responsable de 400 empleos.

Continúa luego del siguiente anuncio:

Entre el 2009 y el 2012 cerraron 14 hoteles, con la pérdida de 481 habitaciones. Durante los pasados 15 meses han abierto, anunciado apertura o iniciado construcción 18 hoteles con 1,064 habitaciones. De hecho, la cadena Hyatt, que se había ido de Puerto Rico, decidió regresar, y ya ha abierto dos hoteles e iniciará la construcción de dos hoteles adicionales.

En cuanto a los cruceros, ¿recuerdan que nos habían dejado? Pues en los últimos 15 meses aumentamos un 35% los pasajeros que llegan por mar y los mega cruceros como el Quantum of the Seas ya nos seleccionaron como destino desde diciembre de este año. Solo en 15 meses hemos aumentado el número de habitaciones de hotel en 7%. Ese es el camino de la recuperación del turismo y de los accesos entre Puerto Rico y el mundo.

La agenda que les he presentado, deja claro que en turismo médico, en la expansión de la oferta hotelera, en el aumento de la oferta hotelera, Puerto Rico desarrollará la meta en los años próximos.

Otro punto muy importante es el siguiente:

Las leyes federales de cabotaje dificultan nuestro comercio marítimo con el resto de los países. La Mesa de Acción que convoqué hace unas semanas, en su valioso informe, vuelve a plantear la necesidad de atender este asunto. Tomemos el reto como pueblo, sin divisiones. Como en todo propósito de pueblo, para lograrlo, tenemos que trabajar unidos. Estoy solicitando a nuestra oficina en Washington y al Comisionado Residente, el diseño de una estrategia conjunta para impulsar los cambios que requiere esa encomienda que le damos de forma que se pueda tener éxito.

Puerto Rico tiene una oportunidad muy particular en esta coyuntura de su desarrollo industrial. Tiene que ver con las industrias que por requisitos de ley tienen que operar en jurisdicciones de los Estados Unidos. Para atraerlas, competimos solo con los estados de la Unión por lo que la autonomía fiscal del ELA nos permite brindarles un clima contributivo que nadie puede igualar. A eso responde que Propper International, decidiera en el pasado mes de septiembre que va a crear en Cabo Rojo dos mil empleos. Vamos a hacer lo que sea necesario por traer a las muchas empresas que, como Propper, encuentran aquí oportunidades realmente únicas.

La coyuntura impone, también, el abandono definitivo del paradigma obsoleto sobre el que se basan nuestras promociones industriales y comerciales. A los Estados Unidos y a Canadá tenemos que mirar más. Pero, tenemos que mirar también a nuestra América Latina. Tenemos que promover a Puerto Rico en todo el mundo. En los próximos meses, por iniciativa de los Departamentos de Desarrollo Económico y Estado, abriremos oficinas promocionales de Puerto Rico en Bogotá y en Lima. Esas oficinas son solo parte de un esfuerzo mayor para mirar al mundo entero.

Si algo lo demuestra con creces es la decisión de Lufthansa, la importante empresa de aviación alemana, de establecer en Puerto Rico su primer centro de mantenimiento y reparación de aviones de las Américas. Competimos y ganamos contra las economías más fuertes de la región. De entrada, la operación de Lufthansa creará 400 buenos empleos, en mecánica de aviación. Con el tiempo, un buen centro de mantenimiento de aviones puede representar hasta $600 millones para el producto interno bruto de Puerto Rico. Para el desarrollo de las pequeñas empresas puertorriqueñas la operación de Lufthansa representa oportunidades excelentes. La prensa especializada ha aplaudido la decisión. La Secretaria de Comercio de los Estados Unidos ha dicho públicamente que esta nueva línea industrial será crítica para la recuperación de Puerto Rico. Y tiene razón, no solo por lo que representa en sí misma, sino porque es también un voto de confianza que una gran empresa da a Puerto Rico.

La base aérea Borinquen de Aguadilla se traspasó al gobierno de Puerto Rico en 1974. Pasaron 40 años antes de conseguir para ella el proyecto de Lufthansa. Roosevelt Roads en Ceiba se nos traspasó en mayo 2013. Y yo les aseguro que su desarrollo no tomará 40 años y estamos tomando los pasos afirmativos concretos para lograrlo ya.

Mirar al mundo es imperativo para lograr una economía con presencia de más sectores industriales. Tenemos que darnos a conocer. Con nuestros hermanos latinoamericanos y caribeños hay mucho campo que explorar. Hace unos días en La Fortaleza, se reunió un grupo de empresarios para crear en Puerto Rico un capítulo de la Comisión de Empresarios de América Latina, la más importante red de empresarios de la región. Esto refuerza la apertura de oficinas que les anuncié en Colombia y Perú. Son economías que crecen rápidamente. Tenemos que interactuar con ellas. Ese es también el camino de la diversificación de nuestra base industrial y las fuentes de empleo.

Nos hemos planteado también una agenda de integración a entidades culturales para incrementar los circuitos de divulgación y reconocimiento de nuestros artistas, escritores, músicos y editoriales. El Honorable David Bernier, Secretario de Estado, está muy adelantado en ese esfuerzo. El Premio Internacional Rómulo Gallegos otorgado el año pasado a nuestro Eduardo Lalo constituyó un estímulo a nuestro propósito de reingresar con fuerza en las instituciones e industrias culturales de América Latina. Hoy les anuncio que solicitamos y logramos la cede para Puerto Rico del Congreso Internacional de la Lengua Española, la actividad más trascendental del mundo de habla hispana.

Les decía al comienzo de mi mandato, hace un año, que el desarrollo económico de Puerto Rico se adentraría en la economía del conocimiento, en la economía del saber; que nuestra gente tiene que aportar a las soluciones de los problemas del país y del mundo; que no solo produciremos los medicamentos que se desarrollan fuera; sino que vamos a participar en los desarrollos de los productos del mañana.

Hace unos días, visité junto al Presidente y el Vicepresidente de la Universidad los Institutos Nacionales de la Salud. Discutimos allí sobre nuestra participación en el desarrollo de vacunas contra enfermedades que afectan a Puerto Rico y a la humanidad. Pronto oirán más sobre la forma en que traduciremos en nuevos conocimientos los tremendos talentos de nuestra gente. ¡Tenemos las capacidades! ¡Vamos a explotarlas! Ese es el camino. Para esto, nuestra agenda propone la inversión en las ciencias de la vida y la salud y propone nuevas iniciativas para el estímulo del sector.

Nuestra agenda, como ven, es la de los empleos para la gente. Empleos, empleos, empleos. ¡Buenos empleos! Nuevas oportunidades industriales, comerciales y científicas. Esa es la agenda; esa es la ruta. Como medida inmediata, hemos detenido con la Ley de Empleo Ahora la erosión en la oferta de empleo que experimentaba el país. Nos comprometimos a “yompear” la economía con la creación de 50 mil empleos en 18 meses. Hemos podido presentar evidencia a la prensa para certificar la creación de 41,000. Y ya estamos cerca de alcanzar saldos positivos.

El pequeño y mediano empresario tiene mucho que aportar en la nueva economía nacional puertorriqueña. Las pequeñas empresas son, en conjunto, la principal fuente de empleo en cualquier país. Vamos a apoyar este tipo de empresarismo.

La Mesa de Acción apunta a la necesidad de facilitar la formación y despegue de empresas pequeñas, sin obstáculos de permisologías innecesarias. Ya la Oficina de Gerencia de Permisos ha respondido y se compromete a atender la solicitud de los permisos provisionales de uso que esas empresas requieran en solo 24 horas, y estaremos presentando legislación para lograrlo. Esa es la ruta.

Abonos al Capital Social

Lo fundamental es también atender el progreso social de nuestro país. El crecimiento de nuestros índices de riqueza y trabajo es inseparable del tipo de vida que queremos para nuestra gente; de la apertura y la aceptación que damos a las diferencias y a las disidencias. Puerto Rico tiene una deuda de futuro que se contabiliza en mayores accesos, menos desigualdad, educación más competitiva, salud integral, creatividad cultural, seguridad y paz.

El tema comienza por el gobierno. El tribalismo partidista dentro de las propias filas del servicio público, agobia a los puertorriqueños y derrota la eficiencia del Estado. Sobre todo en un sistema de alternancias, el profesionalismo del gobierno tiene que resaltarse. Hay que despolitizar al gobierno. Los partidos políticos son una herramienta valiosa de la democracia. Pero cuando sus intereses derrotan el profesionalismo en la gestión del Estado, hay que poner orden. Y pondremos orden. Someteré legislación para limitar la actividad partidista de los empleados públicos hasta el límite permitido por la Constitución, igual a como ocurre en el ámbito federal. La recuperación del país requiere acabar con divisiones partidistas entre los empleados públicos. No más divisiones en el empleo público, entre los empleados por razones de partidos. Un solo grupo: empleados públicos. Un solo propósito: la gente de este país.

Durante 2013, se redujo la incidencia criminal en el país. En delitos Tipo 1 se reportó una baja de 4,229 casos; entre ellos 122 asesinatos menos. También bajaron los delitos contra la persona – hubo 700 menos. Las cifras en los primeros meses de este año reflejan que se sostiene la tendencia de reducción en el crimen.

La mejoría en la situación de la criminalidad responde a la implantación de un plan que combina las tecnologías con el esfuerzo de profesionalización de Policía y Justicia. El sistema de detección de disparos y las enmiendas a la ley de armas, han conducido a más de 285 arrestos y la recuperación de 948 armas. Todos los convictos por la nueva ley están cumpliendo cárcel. No hay ni uno solo en probatoria, ni sentencia suspendida o programas de desvío. Justicia reportó un aumento de 70% en el encarcelamiento de convictos, el procesamiento de 6 mil casos y una tasa de convicciones de 84%. Los esfuerzos de FURA, revelan numerosas incautaciones pero también que en la lucha contra el narcotráfico no podemos dar tregua, ni nosotros ni las agencias federales de seguridad. FURA es un caso muy particular. En 2012, solo dos helicópteros funcionaban. Compramos cuatro y restauramos tres, sumando siete helicópteros con el equipo más sofisticado y garantía de piezas y servicios por los próximos 7 años. Además, adquirimos vehículos terrestres y acuáticos para reforzar la capacidad de ésta división. Ahora FURA tendrá el mejor equipo disponible en el siglo 21 para combatir el crimen y el narcotráfico.

Este año vamos a entrar de lleno en la reforma de la policía con la designación del Oficial de Cumplimiento que adelantará los compromisos contraídos con una Policía que garantice los derechos de todos. La integración informática contemplada entre Tribunales, Justicia, Policía y fiscalía federal nos permitirá actuar más eficientemente en contra del crimen.

Para el Instituto de Ciencias Forenses, se adquirió un equipo avanzado que expande los mecanismos de identificación y refina los hallazgos. La patología forense tiene que estar a tono con nuestro compromiso contra la criminalidad.

La seguridad civil avanza también desde criterios de mejor capacitación de sus profesionales y de sus voluntarios y la actualización de tecnología. Es el caso del Servicio de Bomberos de Puerto Rico, que ahora cuenta con un dinamismo no visto desde la época del Jefe Gándara.

Tenemos que devolverle a Puerto Rico su verdadera identidad: una comunidad segura es la única meta aceptable en nuestra agenda.

Hablar de seguridad y calidad de vida en nuestras calles y casas requiere la intervención con la violencia. Pero va más allá. Requiere también fortalecer el tejido social desde la prevención en el hogar mismo y la inserción en el trabajo y las actividades creativas. En el Departamento de la Familia comenzamos por atender los 42,000 casos atrasados, muchos con denuncias graves de maltrato, que no se habían evaluado. En 11 meses se atendieron todos. Se renovó la percepción pública de la agencia y la estima interna de sus trabajadores. Familia se movió de ser una agencia que aparecía cuando ocurría una emergencia, a convertirse en un grupo integrado a las comunidades desde el enfoque que es siempre el más efectivo: la prevención. Lanzamos el proyecto Redes, de apoyo familiar, que enfatiza en las destrezas de crianza pero también en el fomento del trabajo y la generación de riqueza de las mujeres.

Salir de círculos de violencia y atajar el maltrato infantil, pasa también por fortalecer la capacidad económica de nuestras comunidades y familias. Eso lo ha entendido bien Familia y las organizaciones sin fines de lucro con las cuales se han concertado alianzas. Lo han entendido los alcaldes. Familia está también con Agricultura en los mercados familiares donde agricultores traen sus productos frescos, generando ventas que ya ascienden a 5 millones de dólares en tan solo una región demostrativa, logrando empleos en la agricultura y su comercialización.

Igual visión encamina la protección de nuestros recursos y de nuestro ambiente. En este pasado año, diseñamos la política pública de mayor alcance en nuestra historia en conservación y atención a nuestros recursos naturales. Con el Bosque Modelo, se protegen 390,000 cuerdas, el 17% del territorio de nuestra isla. El proyecto de ley que presenté para garantizarlo lo quiero firmar pronto. Sé que ha sido objeto de análisis riguroso, y sin menoscabo de ese rigor, les pido que lo atiendan con premura.

Claro está, esa protección va mucho más allá que la conservación natural. Va de la mano con la producción agrícola que ya cuenta con mercados de consumo en nuestras escuelas, en nuestras mesas y de exportación en el mundo entero; va de la mano con iniciativas de turismo de naturaleza y turismo ecológico. Los recursos de agua y bosques se vinculan así a la producción sustentable.

La región del Karso estuvo abandonada a su suerte. Comprende 10% del territorio puertorriqueño y toca 45 municipios, ya cuenta con el plan y los reglamentos que debieron haberse hecho hace décadas para proteger los abastos de agua. Se ha reactivado también el Plan de Aguas que da seguimiento a los acuíferos. Es agua para nuestras comunidades; es agua para nuestras industrias; es agua para nuestro futuro económico en tiempos en que el agua se perfila como uno de los elementos competitivos en las economías del futuro.

En enero de 2013, cuando yo juré como Gobernador del Estado Libre Asociado de Puerto Rico solo el 8% o 185,000 cuerdas, estaban protegidas. Hoy puedo garantizar, que antes del 1 de julio de este año, habremos protegido 407,000 o 17% de nuestra tierra.

Observar e identificar las situaciones en transformación, de los ciclos que acaban y que comienzan, ha sido una de las grandes enseñanzas que nos da este primer año de gobierno. Más útil que centrarnos en el concepto de “modelo agotado”, nos tenemos que colocar en la actitud de asumir la realidad dinámica, diversa y abierta de nuestro país. Los cambios demográficos que muestran una reducción en nacimiento y expectativas más altas de vida no deben ser motivo de alarma. Son nuevas realidades para entenderlas y adecuar a ellas las prioridades y programas de gobierno. Tampoco el tránsito de puertorriqueños hacia destinos de trabajo y vida en muchas partes del mundo puede verse solo como “fuga”. Los científicos puertorriqueños que están en laboratorios, universidades y empresas por todo el mundo siguen vinculados a Puerto Rico en investigaciones y colaboraciones profesionales. Puerto Rico se extiende en lugar de achicarse.

El reto verdadero está en entender y aprovechar las oportunidades que nos crean esos puertorriqueños a través del mundo; Joseph Acabá, Sonia Sotomayor e Iván Rodríguez. Dentro de ese marco, tenemos que crear muchas oportunidades para los jóvenes que se incorporan en Puerto Rico a la fuerza laboral y para las empresas que se establezcan. Dispondremos exención contributiva total al inicio y tasas preferenciales subsiguientes para el ingreso que generen los jóvenes entre las edades de 16 y 26 años en los primeros tres años de su gestión de trabajo en Puerto Rico o para las empresas que monten aquí.

La escuela puertorriqueña es hoy escenario de transformaciones demográficas y sociales; es el reto de esta generación de educadores. La educación en Puerto Rico transforma su mapa escolar. Llevar al estudiante puertorriqueño desde pre-kinder a terminar grado universitario o equivalente, a la vez que manejamos con sensibilidad la diversidad estudiantil requiere ideas, recursos y acción estratégica para responder a una realidad que se transforma continuamente.

Estas son las rutas:

Primero, el Fortalecimiento de la oferta pre-escolar. Hemos abierto 13 centros pre-escolares y en 2014 se abrirán 32. En cuanto a los programas pre-escolares, nos dirigimos a que la mitad adopte el sistema Montessori. En 2015 se añaden 25 y en el 2016 otras 25. Está comprobado que el niño o la niña que reciba educación pre-escolar significa más oportunidades de éxito profesional y personal.

Segundo, Fomentar el acceso a la educación universitaria. En septiembre pasado 7,800 estudiantes adicionales tomaron el examen de College Board de manera gratuita. Con esa sola iniciativa logramos un 29% de aumento en los estudiantes que tomaron ese examen. A partir de este año, los estudiantes tendrán la oportunidad de hacerlo dos veces. Seis de las diez puntuaciones más altas en el College Board fueron de estudiantes de escuela pública. Hoy nos acompaña Nicole Alexis Rosario, joven de escuela pública, la puntuación más alta en el College Board. 1,620 graduandos en toda la isla alcanzaron promedios de 4.00 en 2013. Recibieron laptops una vez certificaran su aceptación por una institución universitaria. Este año serán alrededor de 1,800.

Eso lo complementamos con el hecho de que la Universidad y el Departamento de Educación emigran hacia un sistema continuo que libere de la necesidad de someter solicitudes a los egresados de las escuelas públicas que cualifiquen.

Tercero, Renovación de la escuela intermedia desde donde desertan tantos jóvenes. Desde agosto de este año, contaremos con unidades de atención extendida más allá del horario escolar para ofrecer servicios académicos, de orientación vocacional y social a los jóvenes que dejan el ambiente más protegido de la escuela elemental y se encaminan a tomar decisiones para los que requieren otro tipo de apoyo.

La escuela púbica no es un fracaso. Tiene que responder a las transformaciones del país y transformarse. Ha comenzado a superar sus problemas. Por primera vez desde la implantación de la ley federal No Child Left Behind, se reduce el número de escuelas que fracasan.

Miren CROEM en Mayagüez, es una escuela pública, un orgullo; un modelo de éxito de la gestión escolar pública. Vamos a replicar CROEM. Es un placer anunciarles que ya iniciamos los procesos para abrir escuelas similares en el Barrio Aguirre en Salinas y en Roosevelt Roads en Ceiba.

La escuela responde para ofrecer mejores y más oportunos servicios a los niños de Educación Especial. Se inauguró en San Juan el Centro de Servicios en Educación Especial al que le siguen los de Villalba, Mayagüez, Comerío y Aguada. Los proyectos Mi Casa Independiente y Espacios de Vida se ponen en marcha para jóvenes mayores de 16 años. Pronto se extenderán a Ponce y Mayagüez con la colaboración de, Wilma, la Primera Dama, a quien tanto le agradezco este trabajo.

El fraude incurrido por muchos servicios de tutorías se acabó. Para mí, fue maltrato infantil a gran escala, una burla a los estudiantes, a sus padres y al gobierno. Los fondos rescatados ahora van a la escuela, donde deben estar.

El proyecto de tutorías en Bellas Artes con la colaboración de los municipios es un éxito que se suma a la contratación de más de 500 maestros en Bellas Artes y 200 en Salud. La colaboración municipal ha sido clave también en el renglón de seguridad física y electrónica de nuestros planteles y nuestros estudiantes.

El respaldo de los padres es esencial en la transformación de la escuela. 98% de asistencia de padres y encargados a comienzos de año, más un reglamento de notificación de ausencias han hecho una gran diferencia. Si en enero de 2013, solo 20% de los padres recogían la notas de sus hijos, ahora son el 70% y mejorando.

El perfil cambiante de Puerto Rico y la transformación de los modelos de gestión del gobierno para impulsar la recuperación del país se evidencia también en el área de Salud. Acceso a servicios de salud para el 100% de la población es la meta. Quiero darles un estado de situación al respecto: de cerca de 263,000 personas sin seguro público o privado en Puerto Rico que había en 2012, hemos bajado a 231,766. La mayoría de los no asegurados son jóvenes y varones. Algunos dicen que no se aseguran porque nunca se enferman. Quien apuesta así algún día pierde. Hay acceso a seguros. Para unos, el plan del gobierno. Para otros, cuyos ingresos sobrepasan los del plan público pero que no tienen ingresos suficientes para adquirir uno privado, les tenemos buenas noticias. Para enero del 2015 tendremos un seguro para este segmento de población con 60% de costo subsidiado. Esto permitirá a más de 75,000 personas el acceso a un seguro. Pero la responsabilidad individual es clave.

Movernos a la prevención en lugar de esperar a que la gente llegue a la sala de emergencias, es transformar el esquema de servicios de salud en Puerto Rico. Ahorra dinero; conserva vidas. De nada vale el acceso a los servicios si no reducimos el número de diabéticos, de personas en sobrepeso, de dependientes en el tabaco, el alcohol y las drogas.

El 100% de la población tendrá acceso a plan médico.

¿Cómo creamos infraestructura para mover los proyectos de un Puerto Rico en transformación, que atienda los nuevos perfiles y aspiraciones del país?

Lo primero es la residencia individual. Me place informarles, en ese sentido que el Banco de la Vivienda ofrecerá refinanciamiento al 4.5% a las 10 mil familias puertorriqueñas con residencias de $250,000 o menos, que pagan más de 7% por la hipoteca de sus casas. Esto representa más de $2,000 anuales en el bolsillo de estas familias.

No podemos permitir que las deudas del pasado nos lleven a abandonar la inversión en infraestructura que el futuro requiere. La solidez de nuestra infraestructura es parte de la deuda que tenemos contraída con el futuro y que vamos a honrar sin reservas. La infraestructura refiere a los fundamentos. Y estos son tiempos de atender lo fundamental.

Las inversiones de infraestructura se harán en transportación, energía, agua, comunidades, educación y ciencias. Vamos a construir el tren de Caguas y, sobre todo ahora que por fin se desarrollará el aeropuerto de Aguadilla, terminaremos la ruta expreso entre Hatillo y esa ciudad; continuaremos mejorando el aeropuerto Muñoz Marín y varios aeropuertos regionales, así como los puertos 1, 3 y 4 en San Juan; las entradas a San Juan, el Barrio de Puerta de Tierra, se modernizarán significativamente.

Bajar la luz requiere la conversión de Aguirre a gas y se construirá el puerto de desembarco de gas en Aguirre. No hay gasoductos, ni por el Norte, ni por el Sur. Vamos a bajar la luz sin riesgos para la gente y protegiendo el medioambiente. Para garantizarlo, estoy confiado en que muy pronto voy a firmar el proyecto de ley que hemos trabajado.

El hospital del Centro de Cáncer de la Universidad de Puerto Rico está en construcción; y ya se demolieron los edificios de Las Amapolas y se comenzó la demolición del Oso Blanco. Esa antigua cárcel, símbolo de la era del miedo a salir a la calle, dejará de existir, para dar paso a la Ciudad de las Ciencias. Los símbolos de confinación pasan a ser símbolos de creación, de búsqueda de vida, de empleo, esa es nuestra deuda con el futuro, esa es la ruta.

Vamos a disponer de las ruinas de la CORCO en Guayanilla y Peñuelas y a reparar alrededor de 30 escuelas. Mejoraremos instalaciones comunitarias, invertiremos en vivienda para personas de tercera edad y apoyaremos los esfuerzos anti-crimen con una nueva cárcel para mujeres.

La infraestructura es fundamento del desarrollo. En lo fundamental, como dije al comienzo, estarán las inversiones.

Compatriotas, una niña de 9 años entendió la responsabilidad social y decidió aportar a su país. Ese es el ejemplo a seguir. Gabriela, tienes razón, como dices en tu carta: “si todos cooperamos y nos unimos lo lograremos”. Atendamos esa convocatoria a la solidaridad. Enfrentemos nuestros retos unidos y venceremos como pueblo.

Así compatriotas, con las miras puestas en los cimientos de nuestra comunidad, en los fundamentos de mejor porvenir, sufragaremos las deudas de nuestro pasado, sin desatender las que tenemos contraídas con nuestro futuro… para que todos nuestros hijos y todas las hijas de nuestros hijos sientan pasión por ser puertorriqueños, y que viéndose a sí mismos siempre como ciudadanos del mundo, encuentren en su tierra un gran lugar de prosperidad y paz; y que aquí o dondequiera que escojan vivir sus vidas, se sientan siempre orgullosos de ser, puertorriqueños y puertorriqueñas. ¡Que Dios los bendiga a todos!

TRIBUNA de Puerto Rico nace para ofrecer noticias sobre política, gobierno y justicia de una manera balanceada, justa y profunda.

Debes estar conectado para comentar. Conéctate

Dejar Comentario