Quantcast

Hipócrita y cobarde René de Calle 13

El cantante urbano René Pérez, también conocido como “Residente” de la banda Calle 13 dramatizó en su concierto del martes en la noche, la posición de hipocresía en la que se encuentra la izquierda latinoamericana en su intento de defender al gobierno socialista en Venezuela y su líder, el presidente Nicolás Maduro.

No se si Calle 13, luego de terminado el concierto que ofreció de manera gratuita en las afueras de la Universidad de Puerto Rico, pudo reflexionar en sus palabras y darse cuenta de que falló a su autoproclamada rebeldía, a su supuesto apoyo a las causas de los pueblos y a sus ínfulas de mesías bolivariano.

A mí no me sorprende en nada lo hipócrita y cobarde que demostró ser el tal Residente, porque desde que comenzó a utilizar las tarimas musicales para predicar el evangelio del socialismo, el anti-americanismo y la lucha de clases, reconocí las paradojas e incongruencias en sus planteamientos. ¿Por qué hipócrita? Porque con su solapada defensa de Nicolás Maduro y la opresión de su gobierno ha demostrado que su apoyo a las luchas de los estudiantes está condicionada a que sean en contra de gobiernos de derecha.

¿Por qué lo llamo cobarde? Porque no tuvo las agallas de decir lo que realmente cree, no tuvo las agallas de repetir la retórica de su amigo Nicolás Maduro, heredero real de su antiguo y fenecido “amigo” Hugo Chávez. Calle 13 no se atrevió a llamar “golpistas” a los estudiantes venezolanos que llevan dos semanas en la calle protestando por la escasez de productos de primera necesidad y por los ataques del gobierno en contra de la libertad de expresión y de prensa. René no tuvo las agallas de llamar “fascistas” a los estudiantes, como lo hace el presidente venezolano; tampoco se atrevió a acusarlos de orquestar un golpe de Estado.

Me llamó mucho la atención que “Residente”, el mismo que habla de una “revolución” en la educación, les diga a los estudiantes boricuas que no se metan en los asuntos de Venezuela. La prensa cita al cantante decir “No somos venezolanos para asumir una postura, no vivimos allí.” Pero le pregunto a René, ¿tú eras colombiano cuando criticaste en televisión internacional al presidente Uribe en Colombia cuando estaba por firmar un acuerdo militar estratégico con Estados Unidos?

René, ¿tú eras hondureño cuando comparaste al presidente interino Roberto Micheletti con el dictador Augusto Pinochet? Acaso René, ¿eras venezolano cuando elogiaste a Hugo Chávez por “encender la mecha” en lo que catalogaste como la unión (y yo añado, socialista) que por los pasados años se ha producido en latinoamérica?

Claro René, que la gente no opine cuando no te conviene. Que para ti los estudiantes son buenos cuando marchan en contra de Estados Unidos y sus aliados. Pero cuando marchan y protestan en Cuba o Venezuela, que los maten porque es para proteger la “revolución”. “No se metan en eso”, porque sabes que la naturaleza rebelde de los estudiantes casi siempre se levanta en contra del que tiene el poder, y ahora el poder lo tienen tus amigos discípulos de Stalin y de Fidel.

Continúa luego del siguiente anuncio:

René, tu amigo Nicolás Maduro está masacrando a su pueblo como lo está haciendo Bashar al-Assad en Siria, a quien Venezuela envía petróleo para que usen sus jets y sus tanques para bombardear las ciudades y pueblos donde hay descontento con el régimen. Pero para ti la represión se justifica si es en nombre de la “revolución”.

Le dijiste a los estudiantes que “lo que no podemos es dejarnos engañar por los medios de comunicación”, y ¿dime tú, a quién le creemos? ¿Al mismo que llama fascistas, golpistas y marionetas del imperio a los estudiantes que lo que hacen es protestar para mejorar su calidad de vida?

Quedaste mal René, porque tu amigo Rubén Blades sí tuvo la valentía de criticar el abuso que comete Maduro en contra de su gente, y al menos algunos líderes independentistas han tenido el valor de públicamente apoyar al gobierno de Nicolás Maduro, algo que tú compartes con ellos, pero no te atreviste a decir anoche.

Residente, eres un hipócrita y un cobarde porque es bien fácil decirle a la gente lo que quiere escuchar, eso lo hace cualquiera. Pero los valientes son los que dicen lo que creen, abiertamente, aún cuando su postura no es la más popular en ese momento. Yo espero que este momento de ambigüedad política te ayude a despertar, a que abras los ojos y veas que no eres un prócer moderno de la revolución. Que quedaste destapado en tu agenda de usar a los estudiantes y su rebeldía solamente para defender y adelantar las causas con las que simpatizas. Date cuenta que eres un simple “entertainer”, un payaso sin circo que solo sirve para distraer a la gente y hacernos reír con tu pintoresca personalidad.

Yo solo espero que los estudiantes aprendan a cuestionar a los que los invitan a tirarse a la calle, a los que los usan como propaganda contra el gobierno cuando los tiran a confrontarse contra la policía. Que no se dejen usar por filósofos de pacotilla como Calle 13, para quienes los estudiantes solo sirven para protestar contra Estados Unidos e Israel, pero a quienes le piden que “no asuman una postura” en el caso de Venezuela porque no son venezolanos.

Típico egocentrista comunista, que piensa ser superior intelectualmente que las masas y por eso es el único que puede tomar posturas sobre Venezuela sin ser venezolano, sobre Cuba sin ser cubano y sobre Puerto Rico cuando hace años dejó de ser “Residente” para pasar a ser un mero “Visitante”.

José Manuel Hernández es el presidente y editor de TRIBUNA - Puerto Rico. Posee ocho años de experiencia en el campo de las noticias y más de una década de experiencia en asuntos políticos tanto en Puerto Rico como en los Estados Unidos.

Debes estar conectado para comentar. Conéctate

Dejar Comentario